La pasión se comparte

La pasión se comparte, o eso debió de pensar aquel marinero que paseaba por Times Square tras el final de la II Guerra Mundial. O tal vez hizo más caso al refranero: ” Quien no tuviese quehacer, arme navío o tome mujer”. Queda bien clara la elección de este marinero…

amor marinero

 

Aprovecho este 14 de Febrero, que casi todo el mundo hace una oda al amor, para desvelar mi gran pasión: el mar. He decido hacer de Celestina y le he presentado a mi otra pasión, la pintura. Entre ambas parece que hay química y puede ser el comienzo de una bonita historia de amor.

He estado – y continúo – preparando mi web. Espero que os guste y disfruteis navegando por el blog, descubriendo otros mundos artísticos, lo que tengo por la mesa de trabajo y en la morada.

Doy las gracias a mi farero particular, que me guía y termino liándolo en todas mis aventuras marineras (un farero es incapaz de no prestar ayuda a una barquita que merodea por sus costas). Me embarco en un nuevo proyecto. Os invito a subir a bordo y  así compartamos esta nueva pasión, en el derrotero no faltará ni mar ni color.

 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *